El compresor de aire ideal para ti. Descubre cómo escogerlo

¿Qué debes saber para comprar un compresor de aire?

Actualmente, si buscas “compresor de aire” verás la inmensa cantidad de modelos con formas, características y especificaciones distintas. Todo esto puede ser confuso si no tienes conocimiento sobre los aspectos en qué debes fijarte para realizar una compra ideal.

Incluso aunque tengas nociones básicas, existen factores que si pasas por alto podrías terminar con una máquina que no necesitas o que sea insuficiente.

Es por eso que a lo largo de este artículo te diremos lo que necesitas saber antes de adquirir un compresor de aire, desde lo esencial hasta los detalles que marcaran la diferencia.

Especificaciones técnicas de un compresor de aire

En las especificaciones técnicas está todo lo que necesitamos. Por eso es fundamental comprender cada aspecto, ya que es la única manera de poder establecer una comparación entre distintos modelos para elegir el más conveniente. Debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Capacidad de succión: Esto se refiere a la cantidad de aire que puede aspirar en un tiempo determinado y se establece en litros por minuto.
  • Sonido: Los compresores son máquinas ruidosas generalmente, por lo que es importante tener en cuenta el ruido que generan, tanto para utilizar la protección auditiva correcta si lo amerita y saber si es permitido generar ese ruido en la zona donde se vaya a instalar.
  • Capacidad: Este aspecto tiene que ver con la cantidad de aire que puede almacenar en el calderín, influyendo directamente en la estabilidad y continuidad del caudal de aire cuando se usa por un tiempo continuo.
  • Presión máxima: Es uno de los aspectos más esenciales, ya que determina la fuerza  de aire que generará y dependiendo de esta servirá para determinadas herramientas y usos.
  • Caudal: Esta medida determina los litros de aire que el compresor expulsara por un tiempo determinado y a que presión estándar.
  • Potencia: Se refiere a la potencia que posee el motor y se mide en CV (caballos de fuerza) Esto influye en el caudal de aire que podrá suministrar el compresor.

¿Para qué emplearás el compresor de aire?

Ya que sabes cuáles son las características que influyen esencialmente en el funcionamiento y las aplicaciones de un compresor de aire, ahora es necesario determinar qué utilización le darás a dicha máquina.

  • Su empleo será doméstico para inflar balones, neumáticos, tareas con herramientas de bricolaje o su aplicación es para abastecer a máquinas industriales o semiindustriales.
  • Si se va a instalar directamente a una herramienta, como una grapadora por ejemplo, ¿cuál es la presión mínima requerida por la máquina?
  • Es necesario que funciones por largas horas o para espacios de tiempo puntuales.
  • Deseas llevarlo a varios sitios o es para una instalación en algún taller.

Una vez tengas las respuestas a varias de estas interrogantes todo será mucho más sencillo a la hora de escoger el compresor de aire ideal.

Tipos de compresor de aire

Los compresores de aire se clasifican en dos grandes tipos que se diferencian por el sistema con que funcionan. La elección del tipo impacta en su rendimiento para tareas específicas por lo que es esencial escoger el indicado, a continuación te los especificamos.

Los otros tipos como el de paletas tienen aplicaciones muy específicas y no tiene sentido tratarlas en este artículo, por eso nos centraremos en los dos comúnmente encontrados.

Compresor de aire de pistón

Los compresores de este tipo funcionan mediante pistones y cilindros que al moverse verticalmente generan una compresión de aire.

Debido a su construcción su uso es principalmente en tareas intermitentes, ya que ofrecen una baja capacidad. Pero la ventaja es que se pueden hallar de presiones bajas hasta muy altas como 15.000 psi.

La potencia que comúnmente se encuentra en compresores de este tipo es de 10 CV y su tamaño tiende a ser reducido. 

Este tipo de compresor de aire lo puedes encontrar en talleres como áreas de bricolaje, garajes y zonas de construcción donde se usen herramientas como grapadoras y clavadoras neumáticas.

Compresor de aire de tornillo

Estos compresores poseen dos rotores que también se le llaman tornillos, estos al girar dejan el aire atrapado y este se va comprimiendo.

La presión a diferencia de los de pistón es menor, comúnmente estos compresores tienen un máximo de 215 psi. Pero la ventaja es que poseen una capacidad mucho mayor, lo que permite un uso continuo, incluso pudiendo soportar 24 horas seguidas.

Este compresor tiene aplicaciones para áreas industriales y en algunos casos semi industriales, ya que tienden a ser máquinas de mayor tamaño.

¿Entonces, qué tipo de compresor es el ideal?

Si necesitas aire con una gran presión para herramientas especializadas la única manera de conseguirlo es con un compresor de pistón.

De igual forma si utilizas puntualmente el aire de un compresor de tornillo no te funcionara. Una buena forma de calcular este aspecto es que si el compresor está más del 50% en reposo es mejor adquirir uno de pistón.

Otros aspectos a tomar en consideración

Además de la potencia, el tipo de compresor y la capacidad hay otros aspectos que debes tener en cuenta.

Portabilidad

Compresores de aire existen de muchos tamaños y pesos, en la actualidad hay modelos que se adecuan a las necesidades de cada ocasión. Si necesitas un compresor portátil debes fijarte en el peso, pero también en que posea ruedas.

Por otro lado, existen compresores con batería que son sumamente pequeños para el caso de que requieras inflar neumáticos de bicicleta o balones en donde quieras.

Si tu trabajo requiere de que lleves un compresor potente a cualquier lugar hay opciones con ruedas que son muy prácticas permitiendo usar aerógrafos o grapadoras pequeñas.

En cambio, aquellos compresores fijos tendrán mejores prestaciones para talleres de carpintería, si no lo necesitas mover es mejor adquirir uno fijo.

Fuente de alimentación

Un compresor de aire se puede encontrar con alimentación a gasolina, diesel  o eléctrica. Cuando es de uso doméstico los eléctricos pueden resolver las necesidades comunes, sin embargo, los que utilizan combustible gozan de mayor potencia y son más cómodos al no necesitar cables.

Conclusión

Con esta información podrás elegir un compresor de aire adecuado para lo que necesites, recuerda que la primicia es saber qué uso le vas a dar. Como último dato trata de siempre escoger viendo que las características queden holgadas para lo que buscas, nunca elijas con la capacidad o potencia justa.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.